¡Un nuevo integrante! Errores comunes a la hora de lavar por primera vez.

Actualizado: 8 jun 2020

Nueva casa, independencia, recién casados o simplemente por renovar la que por tantos años nos acompañó. Una nueva lavadora es una gran adquisición. Sobre todo considerando la gran variedad en tecnología y tamaños que hoy nos traen distintas marcas. Pero muchas veces la necesidad o entusiasmo de desenvolver y usar cuanto antes la recién llegada máquina, olvidamos que, como todo artículo, poseen una guía de correcto funcionamiento que no solo nos evita problemas por un mal uso, sino también alargan la vida útil de los mismos. Aquí te mencionamos algunos de ellos:



1- INSTALACIÓN REALIZADA POR PROFESIONALES

Si adquiriste una lavadora de carga frontal, es imprescindible que la instale un profesional calificado. Para esto, varias marcas incluyen este servicio de forma gratuita con tu compra, como es el caso de Samsung. Ellos no solo harán la conexión a la red de agua, sino que además entregan un instructivo de correcto uso. Si posees una lavadora de carga superior o prefieres realizar la instalación por tu cuenta, debes guiarte por el manual.


2- ¡RETIRA LOS PERNOS DE ANCLAJE ANTES DE USAR!

Las lavadoras de carga frontal poseen pernos en su parte posterior que impiden que el tambor golpee las paredes durante el traslado. Si no retiras estos pernos antes de lavar, puedes causar severos daños en tu artículo que no cubrirá tu garantía de compra. Las cargas superiores no poseen estos pernos.


3- SÉ RIGUROSO CON LA CANTIDAD DE ROPA POR LAVADO

Cada modelo de lavadora trae consigo los niveles de ropa máximo que puedes ingresar por lavado. Si sobrecargas tu artículo y por esta razón se avería, la reparación no estará dentro de la garantía. Recuerda que cualquier tipo de mal uso especificado en el manual anula la garantía de compra. Además, las lavadoras que incorporan secadora poseen distintos niveles de ropa. La cantidad de ropa que lavas es distinta a la que puedes secar. En algunos casos deberás retirar ropa y secar una primera parte para luego secar la que quedó pendiente.


4- LIMPIA CON FRECUENCIA LOS FILTROS

Revisa y limpia de forma regular los filtros incorporados en tu máquina. Tanto los filtros de lavado como el de las secadoras que vienen incorporadas con algunas lavadoras se llenan de pelusas tras los lavados que debes ir retirando para mantener el correcto funcionamiento.


5- CUIDADO CON LA DISTRIBUCIÓN DE LA ROPA

Posiciona de forma pareja la ropa en cada parte del tambor para que al momento de girar este no quede desbalanceado y golpee contra el recubrimiento de la máquina provocando daños en tu artículo.


6- ELIGE EL LUGAR CORRECTO DE INSTALACIÓN

Dejar la lavadora demasiado lejos de la red de agua o desagüe nos puede traer uno que otro dolor de cabeza. En el manual de tu artículo vendrán las distancias óptimas para que ingrese y expulse el agua de forma correcta. Otro gran punto es ¡no posicionarlas sobre tarimas de ningún tipo! La lavadora necesita de una superficie rígida y estable para que su movimiento interno sea continuo y no se golpee por estar sobre una base inestable. Ellas están hechas para estar sobre suelo firme.



Ten presente estos concejos al momento de lavar y no dudes en comunicarte con un profesional de tu marca ante cualquier duda. Te esperamos devuelta en nuestra próxima nota.


121 visualizaciones0 comentarios